Alma, corazón y vida

Correr es huir


Apenas reconozco el reflejo de mi alma. Jamás reparé en ella. No tuve espejo en el que al incidir mi luz reflejara las leyes de mi irreflexión.

Condenada a ser mantis, me rebelé contra el canibalismo y emprendí el largo camino de la huida. Ignífuga demente de corazón combustible. Mis contradicciones, traspasan la lógica y la ilógica de no saber ya ni de mi. 

Solo sé que estoy cansada de correr. Será la astenia eterna o el dolor de articulaciones las causas de mi resistencia a emprender, hoy, la maratón. Un deseo ferviente y obstinado de perderme en otro ser, luces y sombras de transición. Absurda esperanza del condenado a la soledad.

Si mi valentía fuera más fuerte que mis miedos, no sería yo, la esquiva indómita resignada al destierro. 

Y si fuera otra, aquella otra que habita en mi y apenas regurgita, te daría mi alma, corazón y vida.




Comentarios

  1. No sabes como lloro a estas horas de la madrugada, leyéndote, escribiéndote, recordándo tu alma que escribe de la única manera que saber hacerlo. Recuerdo, amargura, fortaleza y vida. Sí, no escribo, apenas leo, solo me importa la gente que solo dice y se lastruce en la inmesidad de su dolor, o alegría que eso,solo ya lo interpreto yo. Siempre contigo Mabel. Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya somos dos, los empapados en llanto. Gracias por estar siempre, Ildefonso. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Puedes ser vulnerable, claro, todos tenemos nuestro talón de Aquiles y probablemente el tuyo sea tu hija y todo lo que le concierna, así que por ahí es por donde más daño pueden hacerte, pero cobarde, Mabel, quizás lo fueras si nacieras de nuevo, y eso es lo que se trasluce no solamente en este profundo, intenso y poético texto, sino en muchos otros que te he leído.

    Llevas corriendo tu propia maratón toda la vida, porque eso es la vida para muchas de nosotras, una maratón llena de obstáculos que salvar poniendo voluntad, amor y toda la carne en el asador.

    Estás escribiendo muy bien, con mejor léxico y más recursos poéticos, sin perder la fuerza pasional que te caracteriza.

    Corre, +Mabel Lemos, corre....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada