Escaparates de una vida incierta




Es inexorable la evolución del antiguo patio de vecinos, hoy convertido en un amplio escaparate mundial sustentado por las redes sociales. Mientras las maneras del hombre permanecen estancas, los medios se desarrollan. Seguimos cotilleando como antaño con la misma prestancia y arrogancia, iniciando viaje desde la barrera de hielo de (cagon)Ross, dispuestos a descubrir el Polo Sur del presumir. 

A nadie le es ajeno el despliegue de medios utilizado en el (des)propósito: material fotográfico con viajes paradisíacos, restaurantes de autor y platos minimalistas con aroma a clavo (el que te meten al pedir la cuenta); los largos soliloquios expresando la dicha de tener un buen marido o una buena esposa, un amor de película con folletín de Danielle Steel; la invasión del selfie con el famoso de turno y el atorrante morbo de comentar cada acción del día a día o del pijotero "finde".


Nos gusta competir en el alto standing de la felicidad perniciosa, la de poner los dientes largos a ese numeroso colectivo mal denominado "amigos" del faceasshole. Roberto Carlos, hoy es más feliz que ayer, nunca imaginó que el deseo de tener un millón de amigos y un coro de pajaritos se hizo realidad sin frotar con ahínco la lámpara de Aladdín.


Ahora impera la creencia de que en el lujo se encuentra la dicha. Atrás quedaron los matices de las pequeñas cosas, aquellas que nos hacían valorar la sutil diferencia del bienestar, sin tener que recurrir al escaparate de una vida incierta.


Estado de facebook ¿Qué estás pensando?

Maravillosa tarde de compras en el supermercado y en buena compañía.




No sé si unirme y hacer un trío o arrancarle las pelotas a mi marido... Comparte si apoyas la primera opción o dale me gusta si eres adepto al basketball. Confío en vuestro criterio, mis queridos amigos de facebook.




Después de hurgar infructuosamente en varios contenedores, encontré el premio gordo... delicioso banquete para esta noche!



Se me acabó el papel... de tanto usarlo.




Cagon ros: expresión típica de la región de Asturias (España).



Comentarios

  1. Siempre quedarán algunos de los de antes, Mabel, de los del detalle antes que la abundancia. Sabes lo que te dices y al que no lo entienda, ajo y agua.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay una peor opción, ni detalle ni abundancia...jajaja ante eso mejor poner pies en polvorosa. A estas alturas con que me entienda yo, ya me doy con un canto en los dientes aún a riesgo de quedarme mellada.
    Abrazo, Tin.

    ResponderEliminar
  3. Exactamente en eso se ha convertido la vida de muchos querida Mabel, en un escaparate en el que no importa qué se presuma, sino que se presuma, que todos lo puedan ver, y si se puede mejor envidiar también.

    Me encanta cómo lo has escrito comadre. Te abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que te encante, mi querido compadre.

      Veo ese abrazo fuerte y lo doblo. :)

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada